Creatividad e innovación en las empresas

El siglo XXI será el de la creatividad como el pasado fue el de la tecnología.


edge

La creatividad es necesaria para hacer las cosas cada vez más simples. Sin la necesidad de magia en la creación de ideas.
La creación se fomenta a partir del desarrollo de las habilidades. Imbuir el gen de la incesante e incansable innovación, probando cosas, y haciendo crecer y desarrollar las que funcionan.
La innovación es más importante que el modelo de negocio. Por ejemplo, Google primero se centró en la idea y después en el negocio. Según un trabajo de la misma empresa, el 97% de las ideas creativas no se genera dentro del trabajo.
Los hombres creativos son motivados por un deseo de logro, no por un deseo de superar a los demás.

Del conocimiento a la creatividad
El mundo ingresó a una nueva era económica, la “era de la creatividad”. En ella, la velocidad para crear es más importante que el desarrollo de habilidades y competencias.
En los últimos años, las empresas innovaron a un ritmo feroz en las áreas de desarrollo de productos y tecnología, pero el ámbito de la gestión permanece inalterado. Hay que inventar su futuro.
En lo general, el progreso económico suele ser producto de unos pocos tipos de innovación. Una de ellos es la innovación social, con la que valoramos a las personas por su propia contribución, más allá de su raza o sexo. Otro tipo es la innovación institucional -leyes empresarias, regímenes de patentes y otros-. Luego, la innovación en tecnología y la innovación en el management. Pero una vez aprendida la administración de los recursos humanos, a hacer las cosas a escala y de maneras productivas, esas fantásticas innovaciones no han cambiado significativamente el estándar de vida.
Si bien la eficiencia operativa sigue siendo crítica, es muy difícil crear una ventaja duradera basada exclusivamente en ella. Siempre habrá un competidor que pueda hacer las cosas a menor costo. En cambio, ciertos datos sugieren que las innovaciones en la gestión producen ventajas más duraderas.
La libertad es uno de los principios en torno de los cuales tendremos que construir los nuevos modelos de gestión. Así, es imposible pretender que una empresa sea adaptable si está completamente controlada desde la cima. La cuestión central radica en cómo brindar a la gente más libertad sin caer en el caos.
El otro principio es la variedad. A medida que el mundo se vuelve más incierto, resulta más difícil prever el futuro, ya no se pueden tener grandes visiones ni elaborar estrategias a 10 o más años. Por lo tanto, se trata de tener más opciones y experimentar constantemente con cosas nuevas y de bajo costo.
Otro principio sugerido propicia la aplicación de la lógica de los mercados a las empresas. No obstante saber que los mercados no son infalibles ni están exentos de malas prácticas, pueden resultar eficaces al momento de asignar recursos para las nuevas ideas. En los mercados, el poder se distribuye ampliamente ya que muchas personas toman decisiones en todo momento. En las jerarquías empresarias, una minoría tiene el monopolio para fijar la estrategia y la conducción, y esto puede ser fatal en un mundo tan cambiante.

El auténtico freno a la innovación estratégica, en general, está a cargo de los fundadores y los ejecutivos superiores suelen ser los que deciden qué ideas se ponen en marcha y cuales se bloquean. Pero suelen tener tienen visiones dogmáticas y una alta carga emocional depositada en la estrategia existente, y validada por miles de clientes, ensalzadas en infraestructuras físicas y manuales operativos. Las ideas inconformistas rara vez se tienen en cuenta o consiguen apoyo necesario. Incluso, a veces, los vientos de cambios en el sector informático y en tecnologías de la comunicación tampoco son tenidos en cuenta.
Debemos crear empresas donde todas las ideas tengan las mismas posibilidades de éxito, y disociando la calidad de las ideas de las personas que las han propuesto. La innovación debe ser parte de la cultura del trabajo actual.
Podemos colaborar en la implementación de modelos de investigación, desarrollo e innovación, con la pretensión de convertir las ideas creativas en proyectos concretos.

"No hay nada mas poderoso que una idea a la cual le llega su tiempo". Victor Hugo

"Una manzana alimenta a un hombre. Pero una idea puede alimentar al mundo".
Thomas Jefferson

2012-2018 © LA CONGA.BIZ